El Papa Francisco renueva los estatutos del Banco Vaticano

Esta renovación ad experimentum (es decir, limitada en el tiempo, según la expresión empleada por el Pontífice) de la norma por la que se rige el conocido como Banco Vaticano, supone una actualización de los Estatutos con los cuales el Papa San Juan Pablo II había concedido una nueva configuración al IOR, conservando su nombre y finalidad.

Según señaló el Santo Padre en el quirógrafo, el objetivo de la renovación de los Estatutos es “adecuar siempre mejor las estructuras y la actividad del Instituto a las exigencias de los tiempos, recurriendo, en particular, a la colaboración y a la responsabilidad de los laicos católicos competentes”.

Francisco explicó que en la redacción de los Estatutos renovados se indica que “el desafío del Instituto es custodiar y administrar los bienes muebles e inmuebles transferidos o confiados al Instituto por personas físicas o jurídicas y destinados a las obras de religión o de caridad”.

“El Instituto tiene personalidad jurídica canónica pública y sede en el Estado de la Ciudad del Vaticano. Para posibles controversias, el foro competente, por regla, es el del Estado de la Ciudad del Vaticano”.

Asimismo, se detalla que los órganos del Instituto son la Comisión Cardenalicia, el Prelado, el Consejo de Superintendencia y la Dirección.

Sobre la Comisión Cardenalicia, explica el Papa Francisco que “está compuesta por cinco Cardenales nombrados ad quinquennium (por cinco años) por el Sumo Pontífice, renovables en una ocasión”.

Los Estatutos Renovados del IOR entrarán en vigor en el momento en que el quirógrafo del Papa Francisco salga publicado en el periódico vaticano L’Osservatore Romano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *