El Cardenal Zen deja en evidencia al Cardenal Re, Decano del Colegio Cardenalicio

Fuente: InfoCatólica

Tras la carta del nuevo Decano del Colegio Cardenalicio, Juan Baptista Re, criticando al cardenal Zen, obispo emérito de Hong Kong, por su oposición radical al acuerdo entre el Vaticano y la dictadura comunista china, el prelado asiático ha respondido con otra carta en la que deja en evidencia que el cardenal Re falta a la verdad cuando dice que dicho acuerdo sería aprobado por Benedicto XVI.

Reproducimos íntegramente la carta del cardenal Zen en respuesta a la carta del cardenal Re:

A su eminencia el cardenal Juan Baptista Re
Decano del Colegio de Cardenales

Eminencia, permítame dirigirme a usted con una carta abierta en aras de una comunicación más rápida.

Ayer (29 de febrero), a través de los medios, llegué a conocer su carta del 26 de febrero, (Protocolo No. 1/2020) que parece ser la comunicación que da inicio a su alto puesto como Decano del Colegio de Cardenales.

Admiro su valentía al aventurarse en problemas que usted mismo reconoce como complejos, arriesgando así el prestigio de su alto cargo recién inaugurado. Así por tanto, hoy tenemos a nuestro «vice papa» con capacidad de infundir coraje en muchos trabajadores de la Santa Sede.

Ahora pasemos a su carta, a la que trato de responder brevemente.

1. Para aclarar la posición de Juan Pablo II y Benedicto XVI con respecto al comunismo, me basta con remitirle al libro Últimas conversaciones (p.161-162) (del que, por cierto, el Papa Benedicto me envió una copia con la dedicatoria «en comunión de oración y pensamiento»).

El periodista Peter Seewald preguntó: «¿Han compartido y apoyado activamente la Ostpolitik de Juan Pablo II?»

Benedicto respondió: «Solíamos hablar de eso. Para nosotros estaba claro que esta estrategia seguida por Casaroli, con muy buenas intenciones, fue un fracaso.

La nueva línea seguida por Juan Pablo II fue fruto de su propia experiencia personal, viviendo bajo ese régimen.

Obviamente, nadie podría esperar que el comunismo (en Europa) se derrumbara tan pronto. Pero de todos modos, en lugar de ser conciliadores y aceptar compromisos, era necesario resistirlo con fuerza.

Esta fue la visión fundamental de Juan Pablo II que compartí».

2. Si quiere demostrarme que el acuerdo firmado recientemente ya fue aprobado por Benedicto XVI, solo tiene que mostrarme el texto del acuerdo, al que hasta ahora no tengo acceso, y la evidencia de archivo que dice podría verificar Luego queda por explicar por qué no se firmó entonces.

3. Me temo que el llamado cambio de época en cuanto al significado de la palabra «independencia» solo puede existir en la cabeza del Eminentísimo Secretario de Estado, quizás provocado por una traducción errónea del chino por parte del joven minutante de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que quizás es ahora el único chino en el dicasterio. (En realidad, él tiene parte de la responsabilidad de los no menos de diez errores en la traducción de la Carta de 2007 del Papa Benedicto XVI).

Pero dada la inteligencia de Su Eminencia, dudé en creer que podría haber sido engañado. Parece más probable que voluntariamente se haya dejado engañar.

4. La última parte de su carta me parece bastante confusa.

Lo que tengo que decir es: los hechos están ahí para que todos los vean.

Tengo pruebas contundentes para creer que Parolin está manipulando al Santo Padre, que siempre me muestra tanto cariño cuando nos encontramos, pero nunca responde mis preguntas.

De hecho, hay pautas provenientes de la Santa Sede que no puedo entender. Cuando muchos de mis hermanos desesperados acuden a mí en busca de consejo, les digo: no critiquen a quienes siguen las pautas de Roma. Pero como la directriz deja espacio para la objeción de conciencia, pueden retirarse silenciosamente a un estado como el de las catacumbas y no resistir por la fuerza cualquier injusticia, ya que solo podrían sufrir más pérdidas. ¿Me equivoco en todo esto?

5. Estoy 100% de acuerdo con usted cuando invita a la oración. Sabía que incluso la Santa Sede recomendó la invocación tradicional a Nuestra Señora: «Sub tuum praesidium» y la otra al Arcángel San Miguel.

Obviamente, existe el «Oremus pro Pontifice», que concluye con «et non tradat eum in animam inimicorum ejus».

Deseándole momentos más felices en su largo servicio como Decano del Colegio de Cardenales.

Suyo, Cardenal Zen

Primer Domingo de cuaresma

Evangelio según Mateo (4: 8-10)

De nuevo lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: -Todas estas cosas te daré si postrándote me adoras.

Entonces le respondió Jesús: -Apártate, Satanás, pues escrito está: «Al Señor tu Dios adorarás» y solamente «a Él darás culto».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *