Diócesis de Cúcuta anima a jóvenes a escuchar el llamado de Dios

Con el lema «Todo comienza con un encuentro… ¡Ven y lo verás!», la Diócesis de Cúcuta inició la Semana Vocacional 2019, con el objetivo de animar y orientar a jóvenes a descubrir el llamado que Dios tiene para ellos.

“Invito a todos los fieles de nuestra iglesia diocesana para que a partir del 12 de mayo, domingo de la celebración de “El Buen Pastor”, demos inicio a la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones”, expresó el P. Víctor Leonardo Ordoñez Velasco, delegado para la Pastoral Vocacional de la diócesis colombiana.

Asimismo, invitó a la comunidad a unirse en oración durante esta semana de actividades “para que el Señor envíe obreros a su mies”.

Del 12 al 18 de mayo, la Pastoral Vocacional se encuentra visitando colegios y universidades de la ciudad, con el objetivo de motivar a los jóvenes a abrirse al llamado de Dios y ver así la vocación como un don brindado por Dios.

Además, este 15, 17 y 18 de mayo se realizarán actividades como el “Cine Vocacional”, la “Expo Vocacional” y un Rosario Vocacional”.

De igual manera, buscan animar a la comunidad de jóvenes a orar “por quienes han aceptado cumplir la misión del Señor”, en marco de las iniciativas por la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

El P. Ordoñez exhortó a todos los jóvenes a seguir a Jesús, y de esta manera, encontrar el verdadero sentido de sus vidas. “Joven, ánimo, el Señor espera una respuesta generosa de tu parte”, dijo el sacerdote.

En uno de los videos difundidos por la Diócesis de Cúcuta, manifestaron que “las vocaciones nacen en la oración y de la oración; y sólo en la oración pueden perseverar y fructificar”, recordando las palabras del Papa Francisco dijo el la celebración de la 50 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones en el 2013, en la Plaza San Pedro.

En marzo de este año, el Santo Padre dijo que “para seguir la llamada del Señor debemos implicarnos con todo nuestro ser y correr el riesgo de enfrentarnos a un desafío desconocido; debemos dejar todo lo que nos puede mantener amarrados a nuestra pequeña barca, impidiéndonos tomar una decisión definitiva; se nos pide esa audacia que nos impulse con fuerza a descubrir el proyecto que Dios tiene para nuestra vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *