Chequia: la crisis del coronavirus está atrayendo a la gente a la Iglesia católica

CNA / InfoCatólica

La pandemia de coronavirus ha inspirado a muchas personas en la República Checa a redescubrir la Iglesia Católica, según el cardenal Dominik Duka.

En una entrevista el arzobispo de Praga dijo que cuando estalló la crisis del coronavirus, la población checa respondió con expresiones de solidaridad no vistas desde la Revolución de Terciopelo de 1989.

También reconoció a los sacerdotes jóvenes por mostrar creatividad cuando se enfrentaron a fuertes restricciones de asistencia a las misas.

Duka fue designado para dirigir la Iglesia Católica en la capital checa por el Papa Benedicto XVI en 2010. Trajo consigo una notable historia personal.

Después de su ordenación como sacerdote dominico en 1970, chocó con el gobierno comunista de Checoslovaquia. En 1975, las autoridades retiraron su autorización para servir como clérigo, por lo que trabajó en una fábrica de Škoda mientras continuaba ejerciendo en secreto.

Cuando se descubrieron sus actividades sacerdotales, junto con su papel en la publicación de literatura disidente, fue enviado a la prisión de Bory en Plzeň, donde entre sus compañeros de prisión se encontraba el futuro presidente checo Václav Havel. Duka celebró la misa por los prisioneros bajo la apariencia de un club de ajedrez.

Ahora con 77 años, recientemente apareció en los titulares cuando su cuenta de Twitter fue suspendida. Cuando se reactivó, comparó la censura online actual con la de los tiempos comunistas.

En la entrevista, discrepó con la descripción común de la República Checa como una de las naciones menos religiosas del mundo y habló sobre un extraordinario florecimiento de la Iglesia en los últimos 30 años.

Esta fue la entrevista:

«¿Crees que la crisis del coronavirus dejará a la Iglesia en Praga más fuerte o más débil?

La atmósfera de la crisis del coronavirus se está prolongando de alguna manera. En su primera fase primaveral, la crisis creó una atmósfera similar a la que conocemos demasiado bien de la época de la Revolución de Terciopelo que ocurrió hace 30 años, en la que varios componentes sociales y políticos se interconectaron para cooperar entre sí.

Y con esto, no me refiero solo al entusiasmo con el que la gente se embarcó en la producción doméstica de necesidades higiénicas, como mascarillas de tela, desinfectantes, sino también a la disposición con la que la sociedad ayudó a los ancianos y otras personas que necesitaban su ayuda. Las comunidades religiosas, los teólogos y las instalaciones individuales como Caritas República Checa también participaron significativamente en la asistencia brindada.

Además de la ayuda que se necesitaba, nuestras iglesias permanecieron abiertas al público, pero el número de fieles fue severamente limitado. A los sacerdotes jóvenes se les ocurrieron muchas formas de transferir servicios a la web y las redes sociales, y deberían ser muy elogiados por eso.

Algunos de ellos también comenzaron a crear programas pastorales en video. Realmente ingresamos a un nuevo entorno en línea que puede complementar nuestra vida espiritual, pero no reemplazarlo por completo, porque el tabernáculo con la Sagrada Comunión en el nombre de Cristo sigue siendo el momento central y fundamental de nuestra fe, independientemente de la crisis del virus.

Más tarde, por supuesto, el sentimiento de solidaridad disminuyó, la representación política volvió a sus tradicionales escollos, pero aún tengo que decir que sentí mucha buena energía de esa ola de creciente solidaridad, que me dice que, si queremos, puede ser muy cohesivo como nación.

¿Diría que los checos se interesaron más por la vida espiritual en esta época de crisis?

Los efectos del coronavirus definitivamente no se refieren solo a la salud [corporal], sino también a sus efectos psicológicos en las personas. Aquí, los expertos afirman que esta situación genera una especie de impotencia en las personas, pero también la pérdida del sentido del mundo, del sentido de la sociedad y luego del individuo. Por un lado, podemos percibir esto como un peligro, pero por otro lado, como Iglesia debemos ver espacios para abordar, para ofrecer la Buena Nueva.

La Iglesia podría atenuar toda esta experiencia en el momento en que nos acostumbramos a un régimen limitado, o si reemplazamos la Eucaristía con conferencias espirituales, como está sucediendo ahora en todas partes. En cierto modo, debo decir que muchas personas han encontrado contacto con la Iglesia y el culto, muchos incluso después de décadas de desinterés. También vi un mayor interés en una vida religiosa familiar común, como la oración familiar, la catequesis común y un interés por el cristianismo en general. Por eso soy optimista a este respecto.

La República Checa a veces se describe como uno de los países menos religiosos del mundo. ¿Estás de acuerdo con esa descripción?

Personalmente, considero que estas estadísticas son muy inexactas o sesgadas. Es cierto que en la nación checa históricamente existe un alto nivel de desconfianza en cualquier institución, no solo en las religiosas. Esto se debe a las ocupaciones nazis y comunistas del país.

El número de bautizados ha disminuido alrededor de un 35% desde principios de siglo, pero esto es consecuencia de otros fenómenos distintos del citado ateísmo comunista. Entre las guerras, se formó una iglesia nacional, que ahora está casi extinta. Después de la Segunda Guerra Mundial, perdimos casi tres millones de personas de habla alemana como resultado de las pérdidas de la guerra y las posteriores transferencias de población.

Otras migraciones siguieron al golpe comunista en 1948 y la invasión de las tropas del Pacto de Varsovia en el año 1968. La intensa ateización de la sociedad, junto con cierto acoso a los creyentes, el encarcelamiento del clero y la reeducación violenta en las escuelas, definitivamente también jugaron un papel importante en excluir la vida religiosa de la sociedad.

Ahora veo que hemos construido docenas de nuevas iglesias y centros espirituales, y varios cientos de capillas en las últimas tres décadas. La Iglesia ha sido aceptada como parte del entorno académico, está admitida en la salud, la educación primaria, el ejército y las prisiones.

La Columna Mariana regresó a la plaza principal de Praga, que fue derribada por la multitud como un supuesto símbolo del catolicismo austriaco en la fundación de la república hace más de cien años, y su restauración se encontró con una reacción favorable de la sociedad.

En un momento en que monumentos religiosos similares en todo el mundo están siendo destruidos progresivamente, esto es una verdadera singularidad. Todo esto sólo me confirma que no somos un país ateo en el verdadero sentido de la palabra, que no podemos afirmar que nuestro país es ateo en el sentido de la palabra a-theos, es decir, contra Dios.

¿Cuál cree que es la mejor manera de evangelizar sociedades altamente seculares?

Nuestra principal tarea fue y sigue siendo la pastoral y la evangelización. Aquí también debemos ser conscientes de que la sociedad está en constante movimiento y que debemos reflexionar sobre nuestras actividades para estar a la altura del tiempo. No podemos ofrecer fórmulas al hombre de hoy. Debemos evangelizar con un espíritu de profunda humildad y una invitación al diálogo. Discutamos, hablemos, veamos.

Los principios del Evangelio que proclamamos son también los principios de nuestra civilización, que surgió de la antigua herencia judía, pero que también se enriqueció con la influencia germánica, celta y eslava. Las nuevas tecnologías (micrófonos, teléfonos, televisores, Internet y otras que ofrecen los tiempos actuales) deben utilizarse, pero también con precaución. No fomentemos la propaganda y las últimas expresiones. Estos son solo elementos del tiempo que necesitamos para dirigirnos a la sociedad para que de alguna manera nos pueda entender. Lo nuevo no es la esencia, pero el enfoque en realidad sí lo es.

En una sociedad secularizada, nos enfrentamos entonces a la cuestión de cómo, por un lado, no vender todos los valores que tenemos y, por otro lado, no cerrarnos y decir que la cultura terminó en el siglo XVII o XVIII. Estamos en el siglo XXI, en plena globalización. Por tanto, no solo la Iglesia Católica, sino también todo el mundo cristiano tiene que repensar cómo compartir el mensaje de Cristo a las generaciones futuras.

Al mismo tiempo, también debemos darnos cuenta de que el cristianismo no es una religión en declive. Esto puede parecernos una realidad en Europa, pero no es la realidad en todo el mundo, ya que el número de cristianos casi se ha duplicado en el último siglo. Hoy en día, los católicos europeos constituyen solo una cuarta parte de la Iglesia Católica, y el enfoque de la Iglesia se desplaza hacia los países del llamado Tercer Mundo, es decir, Asia, África y América del Sur.

Su cuenta de Twitter fue suspendida recientemente. Cuando se reactivó, hizo una comparación entre la censura en línea actual y la represión comunista en la década de 1980. ¿Considera que la censura tecnológica es una seria amenaza para los cristianos?

Considero que la libertad de expresión es uno de los pilares básicos de la democracia real. Pero la censura no es solo una cuestión de tiempos comunistas de normalización represiva o regímenes antidemocráticos. Ni siquiera nos llega del extranjero. Sin embargo, lo vemos hoy y todos los días en forma de autocensura, escondida detrás de la corrección. También se trata de elegir socios para debatir, evitando determinados temas.

Se nos impide hablar sobre ciertos temas, o podemos hablar, pero luego sigue un linchamiento mediático que avergüenza, refuta y ridiculiza al que expone esas ideas. He experimentado que ciertos temas cristianos están excluidos de la sociedad, como la protección de la vida humana o la familia tradicional como unión del hombre y la mujer.
Veo todo el problema en la tendencia a relativizar los valores. Según esta tesis, la verdad no existe, es decir, aparte de la verdad de quienes creen que quien no canta una canción según su melodía debe ser silenciado, porque no puede tener razón. Posteriormente, la persona recibe una pegatina para dejar claro que no es apropiado hablar con personas con puntos de vista similares. Al mismo tiempo, debería servir como advertencia para los demás.

En este sentido, percibo como una amenaza la concentración del poder mediático en varias empresas tecnológicas. Como resultado, dejaremos de buscar la verdad, porque se nos dará. Sin embargo, no como resultado de la Revelación, el encuentro de Dios con el Hombre, y largos siglos de contemplación y discusión de su contenido, sino de la decisión mal meditada de la gestión empresarial.

¿Hay algo que esté sucediendo en la Iglesia de Praga que le gustaría compartir con otras partes del mundo católico?

Me gustaría decirle al mundo católico que no le tema a su tradición. Tenemos una cierta parte de la fe cristiana en la que debemos estar de acuerdo, ya sea que estemos en el sudeste asiático, América del Sur o Europa. Sin embargo, al mismo tiempo, cada país tiene sus propios detalles, su cultura y tradiciones se derivan de ello. Hasta el día de hoy, tengo en mi corazón una peregrinación a México a la Virgen María de Guadalupe y una canción que dice «Era guadalupana mexicana, mexicana».

Recientemente, en la República Checa hemos logrado restaurar algunas peregrinaciones antiguas, ya sea que mencione Navalis en honor a San Juan de Nepomuceno, o una peregrinación al patrón nacional, San Wenceslao, en la que la oficina del presidente de la República Checa también participa, o el regreso de la Columna Mariana en la Plaza de la Ciudad Vieja (de Praga). En eso todo es la fuerza de nuestra fe y la verdadera esperanza para el futuro. Los valores cristianos son universales y toman forma cuando la gente se identifica con ellos.

Me gustaría desear a todos los que ven esta entrevista una experiencia bendecida con respecto al resto de la temporada de Adviento, la alegría navideña de un bebé recién nacido llamado Yeshua, traducido como el que es nuestra salvación y nuestro futuro.

En un bebé recién nacido, el pequeño Jesús, ganamos la esperanza de que nuestro Padre Celestial nunca nos dejará. Así que miremos más allá del horizonte de 2021, que será el año de la acumulación de daños tras la mortal epidemia del coronavirus, pero al mismo tiempo, también puede ser un impulso para que nuestra sociedad se pregunte por qué todo esto tenía que suceder.

¿No éramos nosotros como humanidad demasiado orgullosos y confiados? ¿No hemos expulsado a Dios de nuestras vidas? ¿No hemos olvidado la fuente del amor, la solidaridad y el respeto mutuo? En el próximo año, ciertamente tendremos tiempo suficiente para permitir que todos respondan estas preguntas con honestidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *