Carta del Card. Raztinger prueba que el P. Kentenich no fue rehabilitado por la iglesia

Fuente: InfoCatólica / Katolisch

Los nuevos hallazgos en los archivos del caso sobre el fundador de Schoenstatt, el Padre José Kentenich, sospechoso de haber cometido abusos sexuales, prueban que nunca fue oficialmente rehabilitado. Así se desprende de una carta del por entonces cardenal Ratzinger en el año 1982

En una carta del entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Joseph Ratzinger, al Rector General de los Padres Palotinos en 1982, se afirma que «ninguna de las decisiones anteriores del Santo Oficio relativas a la doctrina, la actividad y la persona del Padre Kentenich han sido anuladas»

La carta fue puesta a disposición de katholisch.de por la historiadora Alexandra von Teuffenbach.

Ratzinger subraya en la carta: «La Congregación para la Doctrina de la Fe no cree que las quejas que el Visitador Apostólico hizo en ese momento sobre la enseñanza y la actividad del P. Kentenich fueran un lamentable error y estuvieran basadas en información falsa. Kentenich había viajado desde su exilio en los EE.UU. a Roma en 1965 debido a un telegrama mal interpretado». En la reunión del Santo Oficio del 29 de octubre del mismo año se declaró que tenía que regresar a los Estados Unidos.

El P. Kentenich sólo había recibido permiso de la Congregación para Asuntos Religiosos, con la aprobación de la Congregación para la Doctrina de la Fe, para dejar a los Padres Pallottinos e incardinarse como sacerdote diocesano en la Diócesis de Muenster, pero bajo la condición de que no se uniera a los sacerdotes schoenstattianos y tampoco dirigiera la Obra de Schoenstatt.

Anteriormente, el ex postulador en el proceso de beatificación de Kentenich, el Padre de Schoenstatt Angel Strada, ya había admitido que no había habido ningún decreto de rehabilitación. Esto, se alegó, sería la práctica común con casos similares.

Kentenich estuvo exiliado en los Estados Unidos de 1952 a 1965 después de dos visitas apostólicas por parte de la diócesis de Tréveris y del Santo Oficio. Según Strada, la rehabilitación podía deducirse por el hecho de que a su regreso «con el conocimiento del Santo Oficio, hizo todas las cosas que antes le estaban prohibidas». Eso incluía la dirección espiritual de las Hermanas de María de Schoenstatt y el Movimiento de Schoenstatt.

Según la tesis ofrecida hasta ahora, el papa Pablo VI había recibido a Kentenich en una audiencia en diciembre de 1965, y varios obispos alemanes habían aceptado su regreso a Alemania. En 1971, el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Alfredo Ottaviani, pidió al P. Kentenich perdón por todo lo que se le había hecho.

La carta, ahora publicada por el historiador Teuffenbach, desafía la presentación de los hechos que ha sido habitual en la Obra de Schoenstatt hasta estos momentos. Una explicación del hecho de que después de su regreso, Kentenich tuvo libertades de gran alcance en el Movimiento que fundó, aparentemente con la tolerancia de Roma y las diócesis alemanas, no se da en la carta que ahora se conoce. La carta de Ratzinger al Rector General de los Palotinos, el Padre Ludwig Münz, fue publicada en el «Acta Societatis Apostolatus Catholici», los documentos editados de los Palotinos.

A principios de julio, Teuffenbach había escrito sobre los hallazgos de archivos del Vaticano de la época del Papa Pío XII. (1939-1958). En los documentos encontrados por la historiadora, Kentenich es acusado de abuso espiritual y de un caso de violencia sexual entre las Hermanas de Schoenstatt. Teuffenbach investigó el caso basándose en el P.Sebastián Tromp, sj, jesuita responsable de la segunda visita apostólica al Movimiento de Schoenstatt fundado por Kentenich.

El Movimiento de Schoenstatt ha prometido un tratamiento transparente de las acusaciones. En la diócesis de Tréveris, donde aún no se ha completado la fase diocesana del proceso de beatificación, aunque la Comisión Histórica ya había completado su trabajo en 2007, se ha establecido una segunda Comisión Histórica para investigar las acusaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *