Cardenal Schönborn hospeda nuevamente un concierto benéfico pro-lgbt en la Catedral

El cardenal austríaco Christoph Schönborn una vez alojará un concierto benéfico pro-LGBT en la Catedral Católica de San Esteban de Viena.

Esta es la tercera vez que el Arzobispo de Viena permite que la asociación «LIFE +» use la catedral como sede del concierto benéfico del Día Mundial del SIDA para hoy sábado 30 de noviembre.

El evento del año pasado, al que asistió el Cardenal, contó con la participación de un actor que estaba sin camisa, conocido por interpretar papeles homosexuales, quien estuvo parado en el altar, hubo música de rock y electrónica, y actores disfrazados de demonios.

Este año, la famosa Drag Queen de Austria «Conchita Wurst», quien ganó fama mundial cuando representó a su nación en el concurso de Eurovisión 2014, es una de las artistas programadas para asistir a la recaudación de fondos «Believe Together» en el centro de Viena, en la Iglesia del siglo XIV. El espectáculo de la catedral, titulado «El anhelo de los ángeles», es el evento principal de los 15 que se realizan en Viena hoy 30 de noviembre para recaudar fondos para proyectos de ayuda contra el SIDA.

El organizador del evento, el activista homosexual Gery Keszler, agradeció al cardenal por anunciar el espectáculo.

«Estamos muy agradecidos por la confianza depositada en nosotros por el cardenal Schönborn», dijo.

Keszler está particularmente ansioso de que el concierto de este año sea un éxito, ya que la recaudación anual de fondos de «Life Ball» se suspendió, lo que resultó una pérdida de hasta 500.000 euros para las ayudas a organizaciones benéficas contra el VIH, dijo.

El espectáculo está copatrocinado por los Caballeros de Malta de Austria.

Una fuente en Viena dijo a LifeSiteNews que «el cardenal Christoph Schönborn tiene la intención de profanar la Catedral de San Esteban nuevamente con abominaciones homosexuales».

«Ciertamente, el Sr. Gery Keszler es el organizador del blasfemo ̏Life Ball˝, un evento homosexual y de orgía para la recaudación de fondos. Actualmente, se ha quedado sin dinero, y es un amigo cercano del cardenal Schönborn», dijo la fuente.

Alexander Tschugguel, quien eliminó los ídolos paganos de Pachamama de una iglesia en Roma durante el Sínodo del Amazonas, dijo a LifeSiteNews que a los católicos austriacos «no les gusta que la catedral sea utilizada para promover la causa LGBT».

Tschugguel, quien vive en Austria, subrayó que los eventos de «LIFE +» en última instancia, le dan a los activistas LGBT más destacados de Austria un puesto en el púlpito de la catedral católica.

«Keszler es uno de los principales activistas LGBT en Austria», dijo Tschugguel. «Es un rostro famoso del Life Ball».

Se cree que el «Life Ball», fue fundado por Keszler en 1992, y es el mayor recaudador de fondos anual de Europa para la investigación del SIDA / VIH y organizaciones benéficas. En junio, el evento estuvo repleto de artistas cuando celebró con una fiesta, el fin de su carrera artística de 27 años en el ayuntamiento de Viena.

El «Life Ball» fue cancelado, dijo Tschugguel, porque Keszler perdió el apoyo de los patrocinadores corporativos por su hedonismo desenfrenado y por las acusaciones de que hizo mal uso de donaciones de caridad para financiar su lujoso estilo de vida.

«Keszler es conocido por ser muy asqueroso», afirmó Tshugguel. «Y muchas veces ha usado la Catedral para promover las causas LGBT».

Tshugguel dijo que no está tan preocupado por las actuaciones de «Conchita Wurst» sino porque el cardenal Schönborn permite que el «icono gay» y otros activistas LGBT expresen lo que piensan «en nuestra hermosa catedral».

«Conchita Wurst», cuyo nombre real es Thomas Neuwirth, pronunció un discurso en el «Stephansdom» en 2017 cuando el cardenal Schönborn permitió un servicio de oración con temas LGBT. Keszler también fue el coorganizador de este evento.

Keszler enredó a Schönborn en otra controversia cuando afirmó en 2018 que el cardenal lo había bendecido a él y a su pareja homosexual en una cena privada.

El año pasado, el cardenal Schönborn recibió críticas por permitir y asistir al evento en la catedral. El P. Johannes Maria Schwarz publicó un artículo después en el sitio web Kath.net criticando el uso de la emblemática catedral para el evento secular. Si bien el dinero se destinó a una buena causa, un hospicio para personas con VIH en Sudáfrica, el P. Schwarz comentó que esta casa de Dios, es «el corazón de la Viena católica», y se ha convertido en un «salón de usos múltiples, es la muerte de una Iglesia débil», agregó.

Parte del evento del año pasado en la catedral, fue la actuación de una adaptación de la obra austriaca de 1911 llamada «Jedermann». La obra renovada «Jederman» fue protagonizada por Philipp Hochmair, un famoso actor austríaco conocido por sus papeles homosexuales en diferentes películas pro LGBT, y además, por la aparición de la banda de rock «God Electrohand (Elektrohand Gottes)».

En varias imágenes publicadas, el actor estaba sin camisa, parado en el altar. El concierto fue escandaloso, con luces parpadeantes, y muchos actores estaban vestidos como demonios. La obra «Jedermann» trata sobre un hombre rico que en sus últimas horas de vida se da cuenta de que ni sus amigos ni su dinero lo seguirán a la tumba, y por eso se convierte al cristianismo. Los organizadores declararon después que habían recibido 68.000 euros en donaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *