Bioética ante el coronavirus: «nadie debe ser discriminado por su edad o enfermedad»

Fuente: Actuall

La Asociación Española de Bioética ha publicado una serie de recomendaciones de actuación médica ante la crisis sanitaria debido a la pandemia del coronavirus en España, que debe basarse el principio de «respeto y promoción de toda vida humana que implica que nadie debe ser discriminado por su edad o enfermedad ya que todos merecen atención médica y cuidado».

Del mismo modo, la Asociación Española de Bioética reclama la aplicación del principio terapéutico de «proporcionalidad en las intervenciones sanitarias y el del uso justo de los recursos sanitarios disponibles».

Ambos principios, a juicio de los expertos en bioética, deben iluminar una serie de actitudes que abarcan a la ciudadanía en general y a los medios de comunicación en esta situación de emergencia nacional:

1.- Colaboración ciudadana

Los ciudadanos deben colaborar «diligentemente con las autoridades y los gestores sanitarios», no ya por el respeto debido a las leyes justas, sino también por cuanto «se fomenta el respeto a la vida de personas de alto estado de vulnerabilidad».

Esta colaboración «es una manifestación concreta de solidaridad con los demás que muestra no solo la íntima interrelación sino también la corresponsabilidad de todos en la protección de la vida humana».

2.- Garantías para los sanitarios

La Asociación Española de Bioética aboga por que tanto el principio de respeto a la vida humana como de proporcionalidad sanitaria, fundamenten «los esfuerzos para que los profesionales sanitarios puedan actuar con las mayores garantías posibles de no exponerse imprudentemente en su vida y salud».

3. -Uso adecuado de los recursos

Los recursos sanitarios deben utilizarse «en función de la gravedad de los pacientes, su pronóstico y evolución», contemplando su estado de salud y la evidencia médica «bajo un juicio prudencial». Este discernimiento debe evitar «el abandono, la futilidad terapéutica y cualquier forma de discriminación por razón de discapacidad».

La AEBI alerta de igual modo sobre la aplicación del criterio de edad: «No se ha de utilizar de forma aislada o principal el criterio de la edad a la hora del acceso de los pacientes a los recursos disponibles».

AEBI pide garantizar «en la medida de lo posible, que los enfermos tengan el apoyo psicológico y espiritual necesarios»

Y añade: «Sólo en situaciones extremas de colapso asistencial es conveniente actuar con criterios que primen el bien común sobre el bien particular de los pacientes». Así, se recomienda, antes de llegar a estos extremos, «hay que valorar otras alternativas como la derivación a otros hospitales o el traslado de enfermos más leves a otros establecimientos sanitarios o a otros provisionalmente creados».

No falta en este comunicado de AEBi una palabra de aliento y apoyo a «la prudencia y buena praxis de todos los profesionales sanitarios a la hora de intervenir» así como de valorar y actuar en consonancia con «las voluntades anticipadas que puedan haber expresado sus pacientes».

4.- Atención al resto de pacientes

La Asociación Española de Bioética llama también la atención sobre la necesidad de aplicar los principios de respeto a la vida humana y proporcionalidad terapéutica a las medidas destinadas a descargar el sistema sanitario «sin dejar de atender las enfermedades habituales más graves o urgentes».

También han de tenerse en cuenta estos principios a la hora de «la planificación anticipada por parte de los gestores de salud que se está realizando en diversas partes del país donde la pandemia aún no ha alcanzado su mayor virulencia».

5.- Información sin alarmismo

Los expertos en bioética piden que los medios de comunicación informen «de forma responsable, veraz, sin alarmismos y esmerándose en el uso correcto de la terminología médica».

6.- Apoyo psicológico y espiritual

Por último, la Asociación Española de Bioética cosidera que los principios de respeto a la vida humana y proporcionalidad también deben ser tenidos en cuenta para garantizar «en la medida de lo posible, que los enfermos tengan el apoyo psicológico y espiritual necesarios».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *