Bendito sea Dios por esta Santa Cuaresma

Soy paciente de alto riesgo y como no dispongo de personas cercanas que, con la frecuencia que requiero, me hagan mandados, los hago yo misma pero con suma prudencia; por ejemplo, solo voy al abastecedor del “chino” a unos 75 metros de mi casa. Llego a la hora en que todavía no hay nadie y está todo limpio. Voy con mi mascarilla.Trato de no tocar nada sino solo aquello que voy a comprar y como llevo el dinero recién lavado, se lo entrego al chino y él me da el cambio el cual echa en la cajita metálica que adopté como monedero. Resulta útil ya que, al llegar, lavo mis manos, lavo los víveres, lavo la bolsa de los mandados, también la cajita con el dinero dentro y ¡listo! ¡Todo desinfectado!

Regresando del “chino” me pasó el otro día y fue que, al caminar, escuchaba un ruido como de alguien que viniese tras de mí a quien, obviamente, hubiese preferido evitar; por lo que volvía la cabeza para ver quien era pero no había nadie. Seguía caminando y, a cada paso que daba, el ruido aparecía de nuevo.

No le di importancia y estuvo bien ya que, unos pasos más adelante –liberada de la preocupación- recordé que llevaba la cajita con monedas en el bolsillo del pantalón. (Jajá)

Sinceramente, yo no sé para qué (san Juan Pablo II, en Salvifici doloris, me enseñó a preguntar “para qué” en lugar de “por qué”) el Señor me eligió para vivir en este período de la historia, es imposible saberlo; lo único que sé es que, apenas sin darme cuenta, me ha venido preparando y sea por siempre glorificado, que me he dado cuenta desde mucho antes que pasara todo esto.

Muchos, todavía no pasan del “no creérselo” o, de la indiferencia o, del temor; pero no, yo he sido preparada y, saberlo, me hace mucho bien. Me ayuda a ser realista, lógica, razonable. Algo tiene lo de ser razonable porque da mucha paz, casi siempre. jeje

Me prepararon a perder seres queridos: a papá, a varios amigos, a varias mascotas; me prepararon a vivir con pocos recursos, a estar endeudada, a no tener acceso a la salud pública por algunos períodos, a tener recursos de los que la ley no me permite echar mano todavía, a no tener apoyo familiar para ciertas cuestiones, a verme humillada de muchas maneras, a gozar de poca salud, a sufrir de dolores físicos, a manterme aislada por días, a reconocerme frágil e impotente e, incluso, a convertirme en “el pobre” de alguna pareja de amigos que no dejan de pensar en mí, al punto de que, por ejemplo, sin que se los hubiese pedido, han pagado mi seguro social de este mes para evitarme la preocupación. Claro y, porque me quieren. Creo yo. Cierto, Kinxo?

Como dije, no sé para qué estoy viviendo todo esto, lo que sé es que tiene sentido en cuanto, día a día, reconozco que nada puedo sin Dios ya que, desde su mano, desde su regazo, desde su corazón, tengo una más amplia perspectiva, gozo de protección y cuidados que ni imaginaba pudiera obtener pero, también de una secreta y profunda alegría (gozo, más bien, será) ya que, siempre estoy contenta y me río, y todavía más cuando recuerdo tonterías como lo de la cajita con monedas. Así me la paso, gozando (lo sufro también, pero contenta) de todo lo que Dios me presenta. Que es mucho y no siempre gracioso o fácil.

Esto no es producto de mi imaginación, es real, muy real el amor que Dios tiene por mí y la gracia que Madre María me alcanza y la ayuda que me da San José.

Yo estoy ahí con ellos, viviendo como miembro de la Sagrada Familia, siendo uno más, gozando del vínculo que forja entre nosotros el Espíritu Santo. Es real. (Qué otra cosa podría decir?)

Por reconocerme tan dichosa en medio de tanta tribulación y desgracia es que, pido mucho a Dios que conceda tanto o más de lo mucho que me da a quienes más lo necesitan porque, obviamente, habrá muchísimos que estarán necesitando más que yo. Pido a también a Dios que me ayude a ayudar pero, parece que tampoco en eso se me permite hacer gran cosa, por el momento.

Comparada con una infinita mayoría, soy una ricachona que incluso, por momentos, abusa, a decir verdad.

Pido mucho por tantos y pido que, mientras pasa la ira de Dios, logren volcar su corazón en el de Cristo, crean y se arrepientan. Que todos nos arrepintamos y pidamos perdón porque no es tiempo para otra cosa. No lo es.

Bendito sea Dios por esta Santa Cuaresma.

El Señor te bendiga, querido lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *