Bautizos individuales o en grupo

Jorge González Guadalix

 

Qué quieren que les diga, pues que todo depende…

Durante años he mantanido días y horas fijos para los bautizos. La ventaja fundamental es la de poder organizarte sobre todo en caso de parroquias con un número muy abundante de niños. Cuando al año se tienen cientos y cientos no es posible adaptarse a las circunstancias y necesidades de cada familia. Es verdad que, en teoría, se subraya el aspecto comunitario del sacramento, pero solo en teoría. En la practica es un follón de niños, padres, padrinos, primitos y abuelos que difícilmente permite una celebración medio decente.

Otro de los problemas que he venido constatando en los últimos años estriba en las circunstancias tan diversas y cambiantes de las familias. Hoy, a nada que te descuides, los papás viven en Madrid, unos abuelos en Logroño, los otros abuelos son de Monforte de Lemos, un tío está de Erasmus en Milán, otros tienen un comercio de obligada apertura en sabado y otros un resturante con horarios propios. Y entonces va el señor cura y dice que todos los bautizos los segundos domingos de mes.

Ya en la parroquia de Madrid, con bastantes bautizos al año, comenzamos a facilitar a los padres que eligieran el día que mejor les viniera, y si dos familias coincidían en sus preferencias, entonces sí veíamos la posibilidad de celebración conjunta.

Hoy no tengo ese problema. En mis minúsculos pueblos apenas tenemos bautizos, y algunos de los que nos llegan son de familias que, aunque viviendo en otros lugares, tienen algún tipo de relación con el pueblo por fines de semana, casa de verano o afecto especial. En estos casos no pongo pegas especiales.

Los curas tenemos nuestra forma de ver las cosas: días, horas, que si bautizos comunitarios, que si papeles, que si permisos de la parroquia de origen que a lo mejor jamás pisaron no por falta de práctica religiosa, sino simplemente porquen el horario de misas les es más cómodo en otra o porque de siempre el domingo van a misa en el pueblo que es don de pasan los fines de semana.

Los tiempos cambian. Estamos en la era de la globalización, la aldea universal, el movimiento continuo de personas y formas nuevas de trabajar. Así que lo de seguir bautizando como empezamos a hacerlo en los años setenta se nos queda corto.

Por otra parte, cada vez tenemos menos bautizos y de padres más alejados.Quizá por eso sea momento de volver a individualizar, preparar a cada familia sin prisas, hacer una celebración más adaptada a sus circunstancias personales (evidentemente no en el ritual, sino en horarios, días, facilitar asistencia a todos los familiares) y, eso sí, tratar de hacer un seguimiento de la familia, aunque a veces sea complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *