Así termina un retiro Effetá de jóvenes

Religion confidencial

 

El proyecto Génesis de la Delegación de Pastoral Juvenil de la archidiócesis de Toledo ha organizado el primer retiro Effetá, un retiro testimonial hecho por jóvenes y para los jóvenes cuyo fin es acercar a los mismos a un encuentro personal con el Señor.
El retiro de Toledo tuvo lugar en la Casa Diocesana de Ejercicios el fin de semana del 5 al 7 de abril. Se organizó desde el Secretariado de Pastoral Juvenil y la Pastoral Universitaria de Toledo, en colaboración con Acción Católica General. Para poder llevar a cabo esta actividad, recibieron ayuda logística del grupo de Effetá de Boadilla, de la parroquia del Santo Cristo de la Misericordia.

En él participaron muchos caminantes de distintos puntos de la diócesis, como Toledo, Talavera y diversos pueblos, pero también acudieron jóvenes de la diócesis de Madrid, de Getafe y de Alcalá, principalmente. “Las personas que participaron de caminantes y servidores eran de múltiples movimientos y parroquias, lo que propició un vínculo familiar que hizo que fuese una experiencia maravillosa”, informa los responsables del proyecto Génesis.

“Escucha muchísimo”

Desde la archidiócesis explican algunos puntos de este retiro; “Durante el fin de semana, el joven es capaz de tener un encuentro con Dios a través de los demás. El joven entra y se detiene, escucha muchísimo, y se empieza a abrir, a conocer. Se puede llegar a aceptar como es, o empezar a hacerlo. Recibe mucho amor y puede llegar a perdonarse a sí mismo, y a perdonar a otros. Es un encuentro con un Dios vivo, que te acepta como eres y tiene un plan para ti”.

El retiro Effetá concluyó con una misa en Santa Casilda regentada por las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, donde la alegría y la conversión espiritual se podían percibir en los jóvenes que caminaron en este retiro.

El coro de Santa Cecilia acompañó la celebración de la Eucaristía con sus cantos. Además, dos de los jóvenes que habían participado en el retiro dieron testimonio de lo que habían vivido esos días asegurando que Effetá les había cambiado la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *