Así financia el cisma la opulenta iglesia alemana


Como cuenta Maike Hickson en su último artículo en Lifesitenews, la iglesia alemana lleva décadas financiando la teología de la liberación en el mundo.

En concreto, la conferencia episcopal alemana tiene dos agencias vinculadas a la «misión», Adveniat y Misereor.

Estos son sólamente algunos de los ejemplos, botones de muestra, de cómo la iglesia alemana lleva décadas financiando su red eclesial, paralela a la fe católica, por el mundo:

Adveniat:

A lo largo de los años ha concedido al Conselho Ingigenista Missionário (Consejo Misionero Indígena) 45.000 euros para obras misioneras y educativas, pero también políticas (como defender los derechos de los indígenas en la capital, Brasilia);
Sólo en 2018 pagó 274.000 euros al CELAM para varios proyectos;

Entre 2008 y 2018 financió a Amerindia con 80.500 euros;

Entre 1982 y 1990 concedió 52.000 euros a Concilium, la publicación teológica de Leonardo Boff;

Desde 1997 ha financiado el Instituto Bartolomé de Las Casas (fundado por Gutiérrez) en Lima, con una suma de 530.000 euros para 23 proyectos distintos.

Misereor:

Como ha dicho a LifeSite Ralph Allgaier, portavoz de Misereor: “CIMI es una organización asociada de Misereor desde hace tiempo”. Desde los años 80 hasta hoy, Misereor ha aportado la suma total de 22.597.494 euros a los proyectos de CIMI, que incluyen obras educativas y misioneras.

Misereor ha financiado en las últimas dos décadas 39 proyectos distintos del CELAM (para cuestiones educativas y políticas), lo que se traduce en una cifra total de 1.879.777,51 euros.

Como resalta Ralph Allgaier: “Durante décadas, Misereor ha sido muy activa en el Amazonas, o América Latina, a nivel de conferencias episcopales como Medellín (1968), Puebla (1979), Santo Domingo (1992) y Aparecida (2007). Aparecida puso en evidencia la situación especial de la Amazonia y decidió que la Iglesia tenía que tomar medidas al respecto”.

Amerindia: “Misereor apoya a Amerindia por petición de los obispos de América Latina [sic]”, explica Allgaier. “Amerindia ha recibido apoyo sobre todo de las conferencias de Santo Domingo (1992) y Aparecida (2007). Por último, el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga SDB, como Presidente del CELAM, apoyó en 2007 a Amerindia como [complemento] de la conferencia episcopal de América Latina». Desde 2006, Misereor ha financiado a Amerindia con 212.000 euros.

De 1998 a 2017 el Instituto Bartolomé de las Casas de Gutiérrez ha recibido la suma de 749.403,35 euros, parte de la cual ha sido utilizada para establecer comunidades de base.

El método utilizado por Adveniat y Misereor para extender sus tentáculos por el tercer mundo recuerda al modus operandi de Sant Egidio, otro lobby eclesial que, mediante la ayuda al desarrollo construye una red de intereses ideológicos que llega a obispos y cardenales de toda África.

En definitiva, financian grandes obras sociales en diócesis pobres con la contraprestación tácita de que el obispo o cardenal de esa diócesis recibe doctrina y pone sus centros de formación en manos de los teólogos designados por la iglesia alemana.

Así, en 30 años han logrado que el Rin desemboque en el Amazonas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *