Asesinan a sacerdote salesiano misionero en Burkina Faso

El sacerdote salesiano misionero español Fernando Hernández, de 60 años de edad, fue asesinado el 17 de mayo en la obra salesiana de Bobo Dioulasso por un antiguo cocinero de este centro.

Según informa la Oficina de Prensa de los Salesianos, el asesino fue un trabajador de la salesiana obra durante siete años que fue despedido hace dos meses. Usó un arma blanca para ejecutar el crimen. En el ataque también resultó herido el salesiano Germain Plakoo-Mlapa, que recibió heridas de gravedad de las que se está recuperando.

Las fuerzas de seguridad apresaron al antiguo empleado inmediatamente después de que cometiera el asesinato, señalan los salesianos de España.

El asesinato del P. Hernández ocurre solo unos días después de que terroristas atacaran a un grupo de católicos que regresaban de una procesión de la Virgen María el 13 de mayo, asesinando a cuatro adultos y destruyendo la imagen religiosa que llevaban.

El ataque se produjo en Singa, municipio de Zimtenga (Burkina Faso), en la misma región donde un día antes, el domingo 12 de mayo, entre 20 y 30 terroristas asesinaron a un sacerdote y cinco laicos, para luego incendiar una iglesia.

Asimismo, el domingo 28 de abril, al menos cinco personas murieron en un ataque contra un templo cristiano en Burkina Faso.

La obra salesiana de Bobo Dioulasso, donde el salesiano asesinado era vicario y ecónomo, atiende un prenoviciado, una parroquia, un oratorio, una casa de acogida para chicos y chicas de la calle, un centro de alfabetización y una escuela profesional con más de 300 alumnos.

“La Congregación Salesiana expresa su profundo dolor por la trágica muerte del sacerdote salesiano, y quiere estar cerca de su familia y de los hermanos de su comunidad” señala la nota.

Asimismo, “condena toda forma de violencia, se reafirma en su voluntad de seguir trabajando en estos países africanos, especialmente con la educación y evangelización de los jóvenes, para contribuir a su pleno desarrollo”.

En ocasiones, explican, esta labor se desarrolla en medio de situaciones muy difíciles e, incluso, hostiles. Hace solo tres meses, otro misionero salesiano español, Antonio César Fernández, también fue asesinado en Burkina Faso, en aquella ocasión durante un ataque yihadista.

El P. Fernando Hernández nació el 8 de abril de 1959, era natural de Ledesma (Salamanca), pero cursó estudios de Formación Profesional en Urnieta (Gipuzkoa), a donde su familia emigró cuando él era joven.

Posteriormente, respondiendo a la vocación salesiana, cursó estudios de filosofía y teología. Se ordenó sacerdote en Santander y fue enviado a Benín como misionero.

Su vida ha estado ligada al desarrollo de las diferentes obras de la Provincia Salesiana de África Occidental Francófona (AFO), en las que ha trabajado por el impulso de la Formación Profesional.

El funeral y sepelio del P. Hernández se celebrará en el país africano, tal y como era deseo del propio misionero salesiano. Hasta Burkina Faso, desde Urnieta y Ledesma, se desplazarán algunos de sus familiares acompañados por miembros de la Congregación Salesiana.

El Rector Mayor de los Salesianos, el español Ángel Fernández Artime, ha enviado un comunicado a toda la Familia Salesiana en el que destaca la labor desarrollada por los dos misioneros asesinados recientemente.

«Nuestros dos hermanos salesianos fallecidos (el P. César Antonio y el P. Fernando) han vivido amando profundamente al pueblo africano, a los jóvenes africanos y sus familias y buscando su bien en el nombre del Señor».

«Estamos viviendo el hermoso Tiempo Pascual y en estos momentos yo solo puedo anclarme en la Fe en el Señor, hacer silencio y orar para que Él transforme en Vida y en Bien para el pueblo africano, y para todos los pueblos, esta sangre de mártires derramada cruel e inocentemente», resaltó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *