Asesinan a sacerdote en ciudad fronteriza de México

El P. José Martín Guzmán Vega, párroco de Cristo Rey de La Paz, en el ejido Santa Adelaida de la ciudad mexicana de Matamoros, murió el pasado 22 de agosto luego de ser apuñalado en el interior de la iglesia por un desconocido.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 10:00 p.m. Según informó la prensa local, los vecinos escucharon los gritos del sacerdote y cuando llegaron a la parroquia lo encontraron ensangrentado a un lado de la puerta.

Junto con el sacristán, que en el momento del ataque no se hallaba en la iglesia, subieron al P. Guzmán a un vehículo para llevarlo al hospital. En el camino se encontraron con paramédicos de Protección Civil que lo trasladaron al Hospital General “Dr. Alfredo Pumarejo”, donde falleció debido a las múltiples heridas.

El asesinato del P. Guzmán Vega está en manos de la Policía Investigadora de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJT).

En un comunicado, el Obispo de Matamoros, Mons. Eugenio Lira Rugarcía, manifestó su “profundo dolor” por el “lamentable fallecimiento del presbítero José Martín Guzmán Vega, del que ya las autoridades competentes han comenzado las investigaciones para esclarecer los hechos y hacer justicia”.

“En tanto, expresamos nuestras condolencias a la familia Guzmán Vega y a la Comunidad de la Parroquia Cristo Rey de la Paz, Ejido Santa Adelaida, e invitamos a todos a unirnos en oración para pedir a Dios por el eterno descanso del P. Martín”, expresó.

*********
LOS RELIGIOSOS HEREDARÁN LA TIERRA Y OCCIDENTE… POR UNA COMBINACIÓN DE INMIGRACIÓN Y NATALIDAD
ReL

En 2010 el sociólogo Eric Kaufmann, especializado en religión y demografía, publicó su libro Shall the religious inherit the Earth («Los religiosos heredarán la tierra»). En ese libro y en artículos de demografía escritos junto a Vegard Skirbekk y Anne Goujon, establecía la tesis de que Estados Unidos seguirá secularizándose, como también lo hará Europa, que le lleva la delantera en el proceso. La secularización es el proceso por el que más y más gente se declara no religiosa o interesada en nada religioso.

Sin embargo, Kauffmann, Skirbekk y Goujon predicen que el porcentaje de población occidental que se declarará poco o nada religiosa llegará a su máximo en el año 2050 (cuando los niños que ahora hacen la primera comunión tengan 38 o 39 años, adultos en la plenitud de su carrera).

Y, a partir de ese momento, ya no crecerá más: estadísticamente, la población se hará a partir de entonces más y más religiosa.

Esta era la tesis de Kauffmann en 2010 y lo sigue siendo casi una década después, como señala en un artículo titulado «Aún parece que los religiosos heredarán la tierra».

Esto se debe a dos causas que se confirman en este siglo XXI:
– 1) Los países de Occidente, con poca natalidad, reciben más y más población inmigrante que es religiosa
– 2) La población religiosa tiene más hijos que la población no religiosa (y si es inmigrante, más aún)
A nivel mundial, el 97% del crecimiento de la población se da en el Sur Global… que es muy religioso al 95%. Y esa población es la que emigra a occidente.

Chile y Uruguay, los dos países hispanos más secularizados, no envían casi inmigración a EEUU. Guatemala y Honduras, dos de los países más religiosos del mundo, envían emigrantes en grandes cantidades.

Peruanos en una peregrinación con la Virgen de la Puerta, popular en el país americano, en el Santuario de Torreciudad (Huesca)

El ejemplo-laboratorio de la Londres multiétnica
Además, los inmigrantes religiosos, aunque vengan de ambientes rurales, tienden a establecerse en las grandes ciudades. Allí crean comunidades fuertes, numerosas, y con el tiempo influyentes. Kauffman, que es profesor en el Birbeck College de la Universidad de Londres, insiste en que un laboratorio de esto es la capital británica.

Mientras toda Inglaterra se descristianiza, en Londres, ciudad donde solo un 45% de la población es blanca y británica, el número de población que se declara religiosa ha crecido en 440.000 personas más en una década (de 2001 a 2011). En los distritos londinenses de Redbridge y Newham las estadístican detectan que los que se declaran no religiosos son la mitad con respecto a hace diez años.

Y, en toda Inglaterra, las minorías étnicas -incluyendo los cristianos de distintas ramas- son mucho más lentas en secularizarse.

La mayor natalidad se mide en los que van a la iglesia regularmente, no en los que sólo se declaran religiosos o cristianos. Como media, en Inglaterra los que van a la iglesia con regularidad tienen medio hijo más que los que no van nunca.

Los creyentes serán menos pero más convencidos
Kauffman cree que durante unos 20 años muchos jóvenes en Occidente de origen religioso o nominalmente religioso (cristianos por mera tradición cultural) seguirán pasando a declararse no cristianos o no religiosos. Pero no durará mucho.
Cada vez habrá menos «religiosos por cultura» y menos personas que «creen sin pertenecer». Los creyentes serán menos pero estarán más convencidos y en comunidades más firmes, con mayor capacidad de retención y menos abandonos en sus filas.

Kauffman opina que hay países como Francia y los países escandinavos en que la secularización ha tocado techo: ya hace unos años que se registra que la mitad de la población dice ser no religiosa y los que van regularmente a servicios religiosos son aproximadamente un 5%. «Ahí la secularización ya se ha parado o ha empezado a retroceder», considera.

La religión sin dogmas ni exigencias no aguantará
Las iglesias de Estado como las Iglesias luteranas escandinavas, o la presbiteriana en Escocia, poco exigentes en moral, creencia y en ritos y que funcionaban como un aglutinador social-cultural se van a seguir vaciando más y más, igual que sucederá en Estados Unidos con los episcopalianos (anglicanos liberales norteamericanos) y otras denominaciones «mainline». La religión sin dogma y sin exigencias no retiene fieles. Las personas religiosas tienen la tendencia a ir a denominaciones más exigentes y evangelizadoras, como los evangélicos. Y las poco religiosas, simplemente, se quedan en casa y no se molestan en pasar la fe a sus hijos.
Las comunidades más anti-modernas, como «los judíos ultra-ortodoxos o los amish, y en menos medida los mormones, tienen un inmenso potencial de crecimiento debido a su combinación de alta retención y elevada natalidad. Abandonar una de estas comunidades es mucho más difícil que dejar de ir a tu iglesia episcopaliana: suele significar dar la espalda a tu familia, amigos e identidad pasada».

Los mormones son la más numerosa de estas religiones en EEUU, con 6 millones de miembros. Su retención no es tan alta como la de otros grupos más estrictos, pero su tasa de fertilidad (3,4 hijos por mujer fértil, frente a los 2,1 de media en Estados Unidos), si se mantiene con los años, les hará crecer.
La conclusión para Estados Unidos y para Europa es similar: «una combinación de inmigración de religiosos, retención de inmigrantes religiosos en la fe, mayor porcentaje de verdaderos creyentes entre los que se declaran afiliados a una religión y mayor natalidad de los religiosos nativos hará que la secularización deje de crecer a mediados de siglo», afirma Kauffmann, reafirmando la tendencia que ya señaló hace 10 años.

Su última publicación sobre estos temas, de 2019, es Whiteshift: inmigration, populism and the future of white majorities.

Algunas escenas de la peregrinación anual de católicos de rito siro-malabar, originarios de la India, en el santuario medieval de la Virgen de Walsingham en Inglaterra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *