Arzobispo y obispo se plantan ante las restricciones al culto en argentina

Fuente: InfoCatólica

Más de medio año ha sido necesario para que los pastores de dos diócesis argentinas digan «no» a las restricciones al culto religioso con la excusa de la pandemia. Se trata de Mons. Carlos Ñáñez, arzobispo de Córdoba y Mons. Samuel Jofré, obispo de Villa María, diócesis sufragánea de la cordobesa

El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez advirtió al Gobierno provincial su decisión de no aceptar las nuevas restricciones a la movilidad social y el culto religioso se aplican desde esta semana en seis departamentos cordobeses con la intención de contener los contagios de coronavirus.

Por su parte, Mons. Samuel Jofré, obispo de Villa María, publicó igualmente un comunicado en el que rechaza las restricciones al culto y recuerda que en los pasados meses hubo fieles que fallecieron sin poder recibir asistencia espiritual.

Mons. Ñáñez escribió: “me dirijo a ustedes para comentarles brevemente cómo estoy viviendo la situación derivada de la pandemia que nos aflige a todos y la gestión realizada ante las autoridades públicas.”

“Luego de haber recibido, este último fin de semana, las disposiciones de un nuevo decreto de necesidad y urgencia, tanto a nivel nacional como provincial, siento la necesidad de acercarme a cada uno de ustedes para acompañarlos y alimentar la esperanza de tiempos nuevos.”

“A lo largo de todo este difícil tiempo, hemos podido constatar que en nuestros templos católicos se han observado y se observan cuidadosamente, los protocolos aprobados por la correspondiente autoridad.”

“Al mismo tiempo, en nuestros centros religiosos, sacerdotes, laicos y consagrados han colaborado con la acción estatal en las obras de asistencia alimentaria y sanitaria, observando también los protocolos.”

“Ante la perspectiva de suspender las celebraciones litúrgicas, he recurrido a la autoridad provincial, manifestando mi malestar y mi propósito de no acompañar esas medidas, que estimo exageradas, y que afectan a la salud espiritual de las personas, especialmente en un tiempo de cuarentena prolongada. Es mi deseo seguir solicitando un diálogo franco sobre el particular con las autoridades.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *