Arzobispo irakí solicita la ayuda urgente a favor de los cristianos perseguidos

El Arzobispo de Erbil, Irak, Mons. Bashar Warda solicitó aumentar la presión diplomática sobre el gobierno de Irak para garantizar los derechos de los cristianos ante la persecución mundial.

La persecución a los cristianos continúa en Irak
El Arzobispo de Erbil, Irak, Mons. Bashar Warda, sostuvo un encuentro con el Secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, para solicitar la ayuda urgente de ese país a las minorías cristiana que han padecido persecución. El prelado solicitó aumentar la presión diplomática sobre el gobierno de Irak para garantizar los derechos de los cristianos y pidió acciones concretas tras el estudio encargado por las autoridades británicas sobre el estado de la persecución a los cristianos en el mundo.

«Es un momento histórico que el Reino Unido dé este paso y uno valiente: hablar sobre la persecución religiosa, especialmente sobre la persecución a los cristianos; y esto ha sido realmente apreciado y acogido por los cristianos perseguidos en todo el mundo», reconoció Mons Warda tras la reunión, según informó Premier. «Mi visita aquí es para contribuir a este informe, y queremos ver el resultado, el resultado sería la forma cómo el gobierno del Reino Unido tratará este tema, la ayuda condicionada y las relaciones diplomáticas condicionadas con los países. Pero lo más importante es que tomen medidas efectivas para ayudar a los perseguidos».

El Arzobispo señaló que «no es suficiente con hablar para decir ̏existe la persecución˝, pero al final del día, todos deberían decir lo que hemos hecho y lo que haremos por los perseguidos». Mons. Warda expresó su esperanza en que el gobierno británico «tomará estos temas en serio». También alertó sobre la gravedad del genocidio llevado a cabo por ISIS, que redujo la población cristiana de 1.5 millones a menos de 150 mil personas, casi logrando la destrucción «del corazón latente de nuestra comunidad».

El prelado lamentó que los gobiernos occidentales, con excepción de Hungria, se hayan quedado en manifestaciones de simpatía por los creyentes o la denuncia de la persecución y no hayan tomado acciones concretas para la reconstrucción de la infraestructura, el sistema educativo y los servicios de salud, además de la recuperación de la seguridad, todos estos temas vitales para el retorno y permanencia de los creyentes a los lugares de donde fueron expulsados. «Se necesita con urgencia la reconstrucción de la infraestructura, pero el gobierno de Irak ha dicho que no tiene dinero», comentó el Arzobispo durante la reunión, según reportó Catholic Herald. «Nos han dicho: ̏Tendrás que confiar en tus amigos˝. Pero esta seguramente debería ser la tarea del gobierno».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *