«Aquel que desea inventar una nueva Iglesia abusa de su autoridad espiritual»

El arzobispo Georg Gänswein, secretario personal del Papa Emérito Benedicto XVI y Prefecto de la Casa Pontificia, ordenó a cuatro nuevos sacerdotes en el monasterio de Stift Heiligenkreuz en Austria. El prelado recordó que los sacerdotes solo tienen fuerza si dan testimonio de la verdad.

Durante su homilía en la ordenación del 27 de abril, el prelado alemán relató la leyenda del capitán de un buque de guerra que avista lo que cree que es otro barco, pero que en realidad es un «guardián del faro de rango inferior» para hacer cambiar el rumbo y evitar una colisión. Mientras que el capitán, con un aire de superioridad, continuamente ordena al otro que cambie su rumbo, el guardián del faro repite con calma que es el capitán quien debe cambiar de rumbo.

El orgulloso capitán se jacta del poder de su nave y conmina al otro a tomar medidas para garantizar la seguridad de su nave y su tripulación. A esto, el guardián responde que está dirigiendo un faro y que es imposible para él cambiar de rumbo.

Usando esta imagen de un guardián del faro, el arzobispo Gänswein dijo a los cuatro candidatos sacerdotales que ellos también tienen que ser como el faro y su guardián, «porque los sacerdotes también se ocupan de ayudar a mantener el rumbo y, si es necesario, a cambiar el rumbo». Sacerdotes, explicó, están «influenciando el curso de la vida de los hombres, ellos dirigen, cambian». «Sí», agregó, «su posición es similar a la del guardián de faro de segunda clase».

A diferencia de algunos de los poderosos barcos en el mar, el faro en sí «no tiene buques de guerra», explicó el prelado. De igual manera, el sacerdote, tiene una «fuerza no proviene de medios externos de poder». Ellos dirigen a las personas y las guían, «simplemente proclamando la Verdad que se ha encarnado en Jesucristo», agregó.

Como dijo Gänswein: «Un sacerdote no es fuerte por su propio poder, sólo tiene fuerza en la medida en que da testimonio de la verdad».

Las personas deberían cambiar sus caminos porque han estado en contacto con la «verdad de los Evangelios», al igual que un barco que tiene que cambiar de rumbo cuando entra en contacto con un faro.

Dado que Dios confió esa verdad a su Iglesia, la Iglesia «no puede proclamar nada más que esa verdad, a tiempo o a destiempo».

Si bien un sacerdote puede escuchar voces similares al capitán del buque de guerra que ordena al faro cambiar de rumbo, agregó el arzobispo alemán, tiene que dar una «respuesta simple», aquella de la «belleza y verdad de la fe», para aconsejar a las personas ir por el camino correcto hacia la «salvación eterna».

El arzobispo Gänswein aconseja a los nuevos sacerdotes que no enseñen «sus propias buenas ideas, sino más bien lo que Dios nos ha dado».

No se trata de «nuestras propias ideas queridas, sino de la salvación», explicó. Y la «fuerza proviene de los Sacramentos».

Por lo tanto, un sacerdote no necesita tener una «personalidad arrolladora», y no «aparecerá en los titulares», al igual que el faro. El guardián del faro, dijo Gänswein, «sólo aparecería en los titulares si dejara su puesto para hacer otra cosa».

«Cuando los encargados de los faros dejan sus puestos, hay un desastre y solo entonces aparecen los titulares».

«Cuando los sacerdotes y los obispos ya no tienen coraje», continuó el prelado, «para proclamar los Evangelios con fuerza y en su totalidad, sino para simplemente presentar las propias palabras de sabiduría, viene el desastre, y entonces aparecen los titulares»

«¿No hemos tenido ya suficiente de esto en los últimos tiempos?», Preguntó Gänswein, probablemente refiriéndose a las revelaciones actuales de los escándalos de abuso sexual clerical que han sacudido a la Iglesia Católica y tal vez también aludiendo a la carta del Papa emérito Benedicto XVI sobre las raíces morales y doctrinales de la actual crisis de abusos.

En un informe del 28 de abril sobre estas palabras, Kathpress señaló: «El trasfondo de estas afirmaciones bien podría haber sido las discusiones sobre un texto polémico de Benedicto XVI, en el que el Papa retirado finalmente presentó un recuento personal y análisis» del escándalo de los abusos y sus consecuencias para la Iglesia».

Kathpress también afirma que el seminario Heiligenkreuz, tiene actualmente 314 estudiantes y «es uno de los lugares más grandes para la formación sacerdotal en Europa».

Haciendo una referencia indirecta a una reciente acusación lanzada por el obispo Heiner Wilmer, quien afirmó que «el abuso de poder está en el ADN de la Iglesia», el Arzobispo Gänswein afirmó en su homilía del 27 de abril: «Y aquel que desea inventar una nueva Iglesia, y que quiera jugar con el llamado ADN, está en el camino equivocado y abusa de su autoridad espiritual».

La «misión sagrada» no consiste en «buscar la atención hacia uno mismo», explicó, «no hace falta inventar nada nuevo para salvar a la Iglesia», sino confiar en Jesucristo, algo que «exige humildad, pero no menos coraje».

Los sacerdotes – dijo Gänswein a los candidatos sacerdotales – deberían tener conciencia de que «están siendo enviados», y aquí pueden ser «mucho más audaces que cuando hablan en su propio nombre». «No fueron ellos mismos quienes inventaron los Evangelios» añadió.

Al mismo tiempo, mientras se mantienen en humildad, los nuevos sacerdotes también deben ser conscientes de que «tienen una dignidad que los distingue de todos aquellos que no son sacerdotes. Una dignidad que no adquirieron por sí mismos». El prelado alemán animó a los nuevos sacerdotes diciéndoles que pueden tener la conciencia de hacer algo grande, algo que nunca pasará».

Es importante, agregó, tener valor y humildad y «solo hacer lo que se debe hacer y decir lo que debe decir en el nombre de Jesucristo». Ese valor y humildad «provienen de la lealtad a la Palabra dada y de la fe de que tienes algo que dar», dijo el orador, «y eso va más allá de todo lo humano y porque contiene lo Divino».

El arzobispo Gänswein recordó que un sacerdote no es un «empleado de oficina», que cumple ciertas «funciones en la sociedad». Más bien, el sacerdote «hace algo que ningún hombre puede hacer por sí mismo».

El sacerdote «da la absolución por nuestros pecados en el nombre de Jesucristo y pronuncia sobre los dones del pan y el vino, las palabras de la transubstanciación», abriendo así los corazones de la humanidad a la Gracia y a Dios.

«El sacerdocio no es simplemente un oficio», agregó el prelado, «sino un sacramento». A pesar de nuestras propias debilidades humanas, es importante recordar la «grandeza del sacerdocio».

Hablando antes de las ordenaciones en una pequeña entrevista con el monasterio de Heiligenkreuz, el Arzobispo Gäanswein explicó que las ordenaciones «son una de las experiencias más hermosas», ya que puede «administrar a los jóvenes el Sacramento de la Ordenación Sacerdotal». «Es algo muy emotivo», «algo muy teológico, algo muy personal, y también algo muy católico».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *