Ana Catalina de Emmerick y el ícono de la Virgen atribuido a San Lucas

Fuente: Javier Olivera Ravasi – InfoCatólica

 

La beata Ana Catalina de Emmerick (1774-1824) es de esas personas que Dios, cada tanto, se empeña enviar al mundo para confundir a los “sabios». Mística alemana, profundamente sufrida y analfabeta, sus escritos -dictados al converso Clemente Brentano- nunca han sido aprobados por la Iglesia por desconocerse qué pueda ser de ella y qué de su secretario. Sin embargo, esas revelaciones privadas más de una vez han dado en el clavo (como cuando gracias a ellas unos arqueólogos descubrieron la casa de la Virgen María en Éfeso, por citar sólo un ejemplo).

Sus escritos, de una enorme calidez, inspiran no sólo curiosidad, sino también devoción.

Pues hoy queríamos compartir algo que hemos leído y visto: se trata de uno de los íconos atribuidos a San Lucas, el médico y evangelista de la infancia del Señor que, según una antiquísima tradición se encuentra en la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma.

El texto de la la beata dice así:

«He visto a Lucas pintar varios cuadros de la Virgen , algunos de modo milagroso. Un busto de María lo halló pintado y concluido, por haberlo pedido así, después que inútilmente había intentado hacer el trabajo. Lo halló terminado mientras estaba en éxtasis. , sobre un altar en la capilla del Pesebre, a la derecha del altar mayor. No es, sin embargo, el original, sino una copia del mismo. El original esta aún en una pared, que se ha convertido en una columna, cuando se ocultaron allí, en un gran peligro, muchos objetos sagrados. Allí veo también huesos de santos y escritos de mucha antigüedad. La iglesia tiene siete columnas. Esta encerrado en el medio, a la derecha, de modo que el sacerdote, cuando dice Dominus vobiscum, en el altar del cuadro de la Virgen, con su mano señala esa columna».

Que Roma haya sido saqueada varias veces y se hayan escondido reliquias, nadie lo niega. Lo llamativo de todo es saber cómo la beata pudo ver con tanta claridad todo esto y a la distancia, si es que todo es cierto, claro.

Capilla Borghese, con el ícono atribuido a San Lucas

Capilla Borghese, vista desde el altar hacia la basílica

Sólo queda comprobarlo y, gracias a ciertos indicios, que alguien que se dedique a la arqueología cristiana lo analice. Pero mientras tanto, si alguien tuviese la gracia de ir alguna vez por Roma, pase por esa basílica (puede visitarse online aquí) y, luego de rezar frente a los restos del pesebre, debajo del altar mayor, contemple el ícono atribuido a San Lucas y, la darse vuelta (como cuando el sacerdote dice su “Dominus vobiscum»), mire la cuarta columna de la derecha.

Capilla Borghese, vista desde la nave central de la Basílica

Y, acercándose a ella, vea el siguiente recuadro que, al menos, da que hablar:

Cuarta columna de la derecha

¿Estará allí un ícono de la Virgen, como tantas otras cosas que aún no se han descubierto en la “Roma eterna»? Pues, quién sabe. Lo cierto, es que muchas cosas han quedado ocultas que aún no han salido a la luz.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

VEA NUESTROS LIBROS EN VENTA

– Para donaciones: AQUÍ

– Suscripción a Youtube: AQUÍ y active la campanita.

– Whatsapp: añada primero a sus contactos el siguiente número +5491135809554, dándole un nombre y envíe un mensaje con la palabra ALTA.

– Telegram: Suscríbase al canal aquí: https://t.me/qntlc

Cursos: https://cursos.quenotelacuenten.org/

Editorial y librería: https://editorial.quenotelacuenten.org/

Amazon: Aquí

Ud. está recibiendo esta publicación porque aceptó su envío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *