¿A quién beneficia la violencia? Y otras preguntas sobre el asalto al capitolio

Ana Fuentes / Actuall

07/01/2021
Se acumulan las preguntas tras el asalto al Capitolio: ¿Quiénes fueron? ¿Por qué había tan poca Policía? ¿Ha dado Trump su brazo a torcer? Las dos preguntas más fundamentales son: ¿A quién ha beneficiado la violencia en el Capitolio? y ¿cuál será el futuro del movimiento social conservador ahora?

El Congreso de los Estados Unidos ha ratificado ya los votos electorales y ha dado -ahora sí- oficialidad a los resultados de las elecciones presidenciales a favor del candidato Demócrata Joe Biden.

Pero la decisión, obviamente, queda empañada por los graves sucesos que desembocaron en un extraño asalto al Capitolio y que se han saldado con la muerte de al menos cuatro personas y medio centenar de detenidos. Y se abren al tiempo muchos interrogantes. Estos son algunos de ellos.

¿Quiénes fueron los asaltantes? ¿Cuatro tarados? ¿Miembros de grupos llamados de extrema izquierda infiltrados en la manifestación ante el Capitolio? ¿Afiliados a grupos de extrema derecha infiltrados en la misma convocatoria? ¿Partidarios cabales de Trump?

El Washinton Times ya cuenta que el uso de técnicas de reconocimiento facial ya ha detectado a numerosos personajes fichados como parte de los antifas, por definición contrarios a Trump, lo que no descarta que partidarios de Trump fueran protagonistas al tiempo.

En todo caso, con independencia de quiénes fueran los asaltantes: ¿Por qué había tan poca Policía sabiendo de la tensión social y política del momento rodeando el Capitolio? ¿Por qué la policía de Washington DC abrió las vallas tan dócilmente a las turbas?

Una de las figuras claves en la estrategia de Trump era su vicepresidente. Pero tras el asalto, viró en su declarado apoyo a Trump: ¿Por qué cambió de criterio el vicepresidente Mike Pence? Hace tan sólo unos días se mostraba firme y seguro de dar la batalla hasta el final para destapar el fraude electoral que denuncia Donald Trump. ¿Le han presionado? ¿Quién o quiénes?

¿Ha dado Trump su brazo a torcer? ¿O no? Porque aunque se diga que ha aceptado la decisión final de confirmar los votos electorales por parte del congreso, no ha dicho que admita el resultado, sino que se compromete a un traspaso ordenado.

«Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones y los hechos me lo confirman, habrá una transición ordenada el 20 de enero, continuaremos nuestra lucha para asegurarnos de que solo se contaran los votos legales. Y aunque esto representa el final del mejor primer mandato en la historia presidencial, ¡es solo el comienzo de nuestra lucha para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande!» ha dicho en Twitter… antes de que le censuraran.

Dicho esto ¿qué recorrido tiene la denuncia de fraude de Trump una vez claro que habrá traspaso de poderes?

Es significativo que en la mayoría de sus intentos los jueces ni siquiera hayan entrado en el fondo de los casos planteados.

Se supone que los Estados Unidos son la primera democracia del mundo, donde debería reinar la libertad de expresión. ¿Por qué Twitter y Facebook bloquean las páginas del presidente Donald Trump? Si la razón es que lo califican de populista o incluso con tendencias totalitarias no se entiende que no hayan bloqueado antes a dictadores certificados como los Castro o Nicolás Maduro, por ejemplo.

En el campo de las dobles varas de medir, también cabe hacer mención a las muertes a manos de la Policía. Durante meses las calles de medio país han ardido -alentados por las publicaciones de los principales medios de comunicación- por las acusaciones de racismo contra la Policía por la muerte de George Floyd.

¿Por qué no hay una revuelta social en los Estados Unidos por la muerte de una mujer blanca a manos de un policía durante el asalto al Capitolio?

“La policía de EEUU hoy asesinó a una mujer pro-Trump, Roberta Paulsen. Como ella no era progre ni funcional a la progresía, los medios no generarán ningún clima de indignación por semejante abuso, los “filántropos” no financiarán movilizaciones por la justicia, y nadie dirá nada.” Publicaba en Tuiter Agustín Laje (@AgustinLaje) el pasado 7 de enero

La pregunta definitiva, es sin duda, la clásica: ¿A quién beneficia? ¿Quién saca mayor tajada de que las protestas de Trump hayan terminado en un acto de violencia como el sucedido en el Capitolio?

Tal vez sea la más complicada de responder. O no. Sería necesario un tiempo considerable para consignar uno a uno todos los beneficiarios de la expulsión de Trump del ecosistema de la élite política internacional. Por eso, valga de momento la respuesta más sencilla: El asalto al Capitolio no ha beneficiado, bajo ningún concepto a Trump.

¿Qué será del movimiento ciudadano que se aglutinó en torno a Donald Trump? Buena parte de quienes han apoyado a Donald Trump desde su carrera electoral han sido personas, grupos e instituciones de la sociedad civil que de ninguna manera se van a sumar a cualquier acto de violencia, pero que han demostrado que tienen capacidad de influencia en la sociedad norteamericana. ¿Cómo se articulará el movimiento social conservador en los Estados Unidos después de Trump?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *