4º domingo de Cuaresma: Era ciego y ahora veo

“Contestó él: ‘Si es un pecador, no lo sé; sólo sé que yo era ciego y ahora veo’” (Jn 9, 25)

​El relato de la curación del ciego de nacimiento nos puede ayudar para considerar cuál es nuestra propia situación. También nosotros podemos y debemos decir, como aquel hombre: «era ciego y ahora veo». Sin Jesús somos como ciegos que vamos por la vida andando por caminos desconocidos y, por lo tanto, dándonos golpes. Sin Jesús nos metemos en problemas y caemos en pecados que nos hacen daño y que incluso arruinan las muchas posibilidades que la vida nos ofrecía. Sin Jesús y la luz moral que Él nos da, nos dejamos llevar de nuestros instintos, de la ética ambiental cada vez más permisiva, y no sólo nos convertimos en nuestros principales enemigos, sino que hacemos daño a los que nos rodean, incluso a aquellos a los que más queremos.

En cambio, gracias a Jesús tenemos una noción del bien y del mal que nos ayuda a saber por dónde tenemos que caminar sin equivocarnos. Incluso aunque cayéramos, gracias a Jesús sabemos que podemos volver a empezar pidiendo perdón, y sabemos también cuál es el camino en el que tenemos que situar de nuevo nuestros pasos después de la caída. Démosle gracias a Dios por haber tenido la suerte de conocerle y corramos a contar a los demás que éramos ciegos y que Jesús nos ha curado, nos ha salvado. No hacerlo así será un grave pecado de omisión, pues quizá sea nuestro testimonio lo que ayude a esa persona, que es un ciego como nosotros lo éramos, a buscar y encontrar a Cristo, a tener luz, a dejarse salvar por el Señor. No tengamos miedo a que nos critiquen por defender y vivir una moral que llaman anticuada; en el fondo, todo el mundo admira a los que van contracorriente y, en cada momento de la historia, éstos son los que han salvado al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *